sábado, 21 de abril de 2018

El MAP Río Cuarto entregó 2068 afiliaciones directas a la CTA Autónoma

En una reunión realizada el jueves en la Sede Nacional de la Central, referentes del Movimiento de Acción Popular (MAP-CTA) de Río Cuarto, Córdoba, entregaron 2068 fichas de afiliaciones directas a la CTA Autónoma.

Ricardo Peidro, Secretario General Adjunto de la Central, Daniel Jorajuría, Secretario Gremial y Eduardo Moyano, recibieron a la delegación de Río Cuarto, encabezada por su Secretario General, Federico Giuliani, quien estaba acompañado por las referentes de la organización en el territorio: Stella Carranza, Leisa Cejas y Silvia Alcoba.
La Campaña de Afiliación masiva fue realizada en el territorio de la ciudad a partir de la organización interbarrial que tiene el Movimiento de Acción Popular (MAP) de Río Cuarto, que cuenta con 18 merenderos, murga, comedor comunitario, talleres, etcétera.
Giuliani reflexionó sobre la situación político social de su ciudad, donde la soja ha permitido a los empresarios acumular capital en detrimento de la situación de los trabajadores y trabajadoras: “En nuestra ciudad hay 18 barrios cerrados y a casas que están a 10 cuadras de la plaza no llega el agua potable”, ejemplificó.
Ratificó la importancia de construir CTA Autónoma con quienes se encuentran más precarizados: “Son afiliaciones de compañeros y compañeras que construyen cotidianamente con nosotros en el territorio, con conciencia de clase”.
Por su parte, Jorajuría y Peidro insistieron en los principios fundantes de la Central, de organizar a las trabajadoras y trabajadores registrados, los desocupados, los precarizados: “En estos tiempos de políticas neoliberales, donde el empleo es cada vez más precarizado, la herramienta de la CTA se vuelve fundamental para construir unidad de las y los que luchan desde la clase trabajadora”.

lunes, 2 de abril de 2018

Procesan al ex juez Caballero Vidal por su complicidad con la dictadura

El juez federal Leopoldo Rago Gallo consideró que el ex cortista Juan Carlos Caballero Vidal formó parte, cuando fue magistrado de primera instancia, del plan criminal que llevó adelante la última dictadura.

Según trascendió de la resolución, se le endilgó que no cumplió con su deber de investigar dos hechos gravísimos: Las torturas que sufrió Héctor Cevinelli y la muerte de Ángel José Alberto Carvajal, quien fue salvajemente golpeado en el Penal de Chimbas hasta que falleció.
En ese marco, al no avanzar en las causas, brindó la impunidad que necesitaban los autores. Por eso, de acuerdo a fuentes calificadas, el titular del Juzgado Federal Nº 2 lo procesó como miembro de una asociación ilícita, además de enrostrarle una participación necesaria en los delitos de privación ilegitima de la libertad y tormentos agravados en el caso de la primera víctima. Y también le marcó el hecho de no promover la acción penal frente a la situación de ambos damnificados. Además, le trabó un embargo de 2 millones de pesos.
Tras el requerimiento de instrucción y el avance de la causa federal, Rago Gallo había pedido el juicio político contra Caballero Vidal para que sea desaforado y así poder indagarlo, ya que este se desempeñaba como miembro de la Corte de Justicia. Cercado ante la destitución, el ministro renunció.
Todo estalló durante una audiencia en el segundo megajuicio por delitos de lesa humanidad, en la que el abogado Pedro Bayugar declaró que en 1977 le presentó a Caballero Vidal un hábeas corpus por la desaparición de Cevinelli. Cuando este fue liberado tras las torturas, el testigo dijo que se reunió con el entonces juez para ver qué hacían con unos objetos que le habían robado a su defendido y que este le manifestó que se olvidara de todo lo sucedido, mientras colocaba una pistola en su escritorio. El testimonio disparó el pedido del fiscal Francisco Maldonado para que se abriera la investigación. Luego, este amplió la causa por la declaración del abogado Carlos Bula, quien había indicado que Caballero Vidal había ordenado la autopsia de Carvajal por pedido del entonces jefe del RIM 22, pero que no había investigado cómo se produjo la muerte.
Al finalizar la instrucción, el juez federal, entre otros puntos, se valió de las palabras que el propio excortista dio en su indagatoria para señalar que este conocía que la detención de Cevinelli fue por razones políticas y que sabía qué sucedía con los militantes políticos y cómo eran sus traslados, explicaron las fuentes. En base a esos puntos, le endilgó no haber avanzado en una causa para determinar quiénes eran los responsables. Inclusive le reprochó que solamente haya enviado oficios a las fuerzas armadas y de seguridad para averiguar el paradero de Cevinelli, justamente las áreas que estaban sospechadas de cometer los actos delictivos, y que no haya citado testigos para dar cuenta de las irregularidades.
Con respecto Carvajal, Caballero Vidal había planteado que la causa estaba en manos de la Justicia Militar, pero las fuentes indicaron que Rago Gallo consideró que, antes de resolver la cuestión de competencia, debería haber tomado medidas para corroborar si la muerte de la víctima fue o no un suicidio. De hecho, se comprobó que fue torturado hasta morir.
Por otro lado, Rago Gallo le dictó falta de mérito en su supuesta participación en el delito de robo en perjuicio de Cevinelli y en las amenazas contra Bayugar.
La resolución de Rago Gallo fue notificada a los defensores de Caballero Vidal, quienes habían adelantado que apelarán si había un fallo adverso.

Fuente: CTA Autonoma

Autoconvocatoria contra los Tarifazos y el Ajuste Previsional

Tuvo lugar el 28 de marzo en Córdoba, en la sede del Cispren, una amplia convocatoria de organizaciones sindicales, sociales y políticas para enfrentar los tarifazos y el ajuste en materia previsional

"Tal como se habia acordado entre las organizaciones convocantes: Cispren; Ciudadanos contra el Tarifazo; Foro Solidario Córdoba por la Seguridad Social y el Trabajo; Centro Nacional de Jubilados y Pensionados de ATE; Plenario de Centros Vecinales y Vecinos Autoconvocados; CTA Autónoma; CTA de los Trabajadores; se llevó a cabo el miércoles 28 de marzo en el Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (Cispren-CTA-A) una convocatoria contra los tarifazos y el ajuste previsional que contó con la presencia de numerosos compañeros/as y de organizaciones sociales y políticas.
"La afectación de la calidad de vida de los trabajadores activos y jubilados, despedidos,precarizados, pequeñas y medianas empresas, y comerciantes, fruto de medidas políticas que ponen al pueblo al servicio de la economía y no la economía al servicio del pueblo; y cuya responsabilidad principal la tiene el gobierno nacional, pero tambièn la tienen los gobiernos provincial y municipal; lo que ha motivado esta Autoconvocatoria Multisectorial que pretende decir basta al ajuste de los trabajadores y el pueblo. Basta de privilegiar a los sectores que concentran el poder económico en la Argentina.
"Después de un amplio debate con gran participación de los concurrentes, se adoptó por votación unánime la siguiente resolución:
1- "Próxima reunión: Miércoles 4 de abril-18 horas en sede del Cispren (Obispo Trejo 365) comprometiéndose los presentes a redoblar los esfuerzos para aumentar la participación de organizaciones sociales, sindicales y políticas a participar de esta autoconvocatoria.
2- "La realización de un Cabildo Abierto contra el ajuste previsional y los tarifazos con la consigna: "NO PODEMOS PAGAR" el martes 10 de abril -hora 18; en Plaza San Martín y confección de un volante para esta actividad.
3- "Realización de jornadas de diálogos con vecinos y recolección de firmas para una iniciativa popular de rechazo a los tarifazos y Reforma Previsional, en plazas de la ciudad, los días sábados 14 y 21 de abril. Se confeccionarán las planillas para tal fin.
4- "Concentración y/o movilización "AMPARAZO" contra el saqueo y los tarifazos: "NO LO PODEMOS PAGAR", el 26 de abril, hora 18, en el centro de la ciudad de Córdoba.
5- "Se asumió el compromiso de estudiar la realización de una acción legal contra la empresa de gas por las desmedidas ganancias.
6- "Elaborar un documento para el 1º de Mayo contra los tarifazos y la ley previsional que exprese rechazo al ajuste y al saqueo. Participar si hubiere del acto/movilización por el dia del Trabajador incorporando los reclamos y rechazo a los tarifazos y reforma previsional.
"Además de las organizaciones arriba mencionadas como convocantes, estuvieron presentes representantes de: Centro Vecinal Alberdi; Centro Vecinal Barrio Jardín; Alta Córdoba para los Vecinos; Partido Solidario; Unidad Popular; Partido de la Victoria; Partido Socialista; Peronismo Autoconvocado; Partido Nuevo Encuentro; Partido Frente Grande; Sindicato de Desocupados del Interior Provincial; y compañeros/as vecinos/as autoconvocados/as".
* Equipo de Comunicación de la CTA Córdoba

sábado, 24 de marzo de 2018

La violencia de género como delito de lesa humanidad durante la dictadura cívico-militar

La violencia sexual ejercida en los centros clandestinos de detención fue una práctica sistemática de la dictadura cívico-militar, como una forma de disciplinar a las mujeres por no acatar los mandatos de la sociedad patriarcal.

Si bien se trató de un método que formó parte del plan sistemático de genocidio, tuvo que pasar mucho tiempo hasta que efectivamente fuera considerado con la magnitud que requiere: como un crimen de lesa humanidad.
Durante la dictadura cívico-militar, la violencia de género fue una práctica sistemática y planificada aplicada a las mujeres detenidas-desaparecidas como parte de los mecanismos del terrorismo de Estado. Violaciones, desnudez, humillaciones, esclavitud sexual, abortos y embarazos forzados, falsas revisiones médicas, partos clandestinos, fueron algunas de las formas de tortura que durante mucho tiempo fueron invisibilizadas, subsumidas bajo la figura legal de tormentos y en las distintas vejaciones. Tuvieron que pasar años para que los hechos de violencia sexual fueran incluidos en los juicios por delitos de lesa humanidad y considerados como crímenes con una especificidad propia.
Durante la dictadura cívico-militar, la violencia de género fue una práctica sistemática y planificada aplicada a las mujeres detenidas-desaparecidas como parte de los mecanismos del terrorismo de Estado.
A nivel internacional, los tribunales ad hoc de Ruanda y ex Yugoslavia, creados a mediados de los ‘90 para el tratamiento de los crímenes de guerra cometidos en esas regiones, sentaron por primera vez las bases para la tipificación y sanción de la violencia sexual contra las mujeres como violaciones a los derechos humanos. Esto también fue establecido en 1998, en el Estatuto de la Corte Penal Internacional, para abusos sexuales que formen parte de una ataque sistemático o generalizado contra una población civil. En el caso del Código Penal argentino, las violaciones fueron definidas hasta 1999 como “delitos contra la honestidad”, lo que implicaba una relación implícita entre la moral y la sexualidad de la mujer, en lugar de considerarlos un ataque a su libertad, integridad y dignidad como fue después de la modificación del código.
Cuando se reabrieron los juicios de lesa humanidad en el año 2006, reaparecieron testimonios de mujeres que habían sufrido violencia de género en los centros clandestinos de detención y que rompieron el silencio sobre un tema que, aún hoy, continúa funcionando como un estigma al interior de la cultura patriarcal. Algunas de esas denuncias ya habían surgido en declaraciones ante la Comisión Nacional de Desaparición de Personas (CONADEP) y en el Juicio a las Juntas Militares, en 1985, pero no habían sido consideradas como delitos autónomos. Recién en 2010, se dictó el primer fallo que consideró a las violaciones como delitos de lesa humanidad, en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe, que condenó a once años de prisión a Horacio Américo Barcos, un ex agente civil de Inteligencia de esa provincia.

“Esto te pasó por no quedarte cuidando de tus hijos”

Según el Informe Nacional sobre Desaparición de Personas, el 33% de los desaparecidos entre 1976 y 1983 eran mujeres y el 10% de ellas estaban embarazadas. La gran mayoría fueron sometidas a vejámenes sexuales perpetrados de forma sistemática en todos los centros clandestinos de detención, como parte de un mecanismo de disciplinamiento que tenía su base en un esquema patriarcal de poder. Tal como se explica en el libro Grietas en el silencio. Una investigación sobre la violencia sexual en el marco del terrorismo de Estado (CLADEM, 2011), material que reúne testimonios de sobrevivientes de la dictadura, las mujeres que participaban en política eran doblemente transgresoras: por un lado de los valores sociales y políticos “tradicionales” y, por el otro, del rol que se suponía que debían ocupar según los mandatos machistas de la cultura.
Las mujeres que participaban en política eran doblemente transgresoras: por un lado de los valores sociales y políticos “tradicionales” y, por el otro, del rol que se suponía que debían ocupar según los mandatos machistas de la cultura.
Al ocupar el espacio público, la mujer desafiaba el papel de madre y esposa impuesto por la sociedad y reforzado por el conservadurismo ultracatólico. La violencia sexual funcionaba así como un “castigo” para rectificar un comportamiento que se desviaba de la norma patriarcal y que, además, buscaba ser encauzado para destruir todo lo que amenazara el plan económico que la dictadura cívico-militar quiso imponer mediante el genocidio. En la sociedad que pretendían dominar mediante el adoctrinamiento y el terror, la mujer debía ocupar un lugar específico dentro de la institución de la familia, exclusivamente unida a una función doméstica y reproductiva. Romper con esta estructura la convertía un “enemigo peligroso” que había infringido “valores morales”.
Pero además, y como también lo afirma la especialista en estudios de género y memoria, María Sonderéguer, violentar el cuerpo de las mujeres era una forma de disciplinar a los varones. Una condena basada en la idea de que se estaba atacando un objeto de su propiedad, tal y como la mujer es concebida según el sistema machista, marcándolo como una forma de inscribir la humillación y atacar el “honor” y la “masculinidad”. Así, la cosificación de los cuerpos a través de la agresión sexual era el método de los represores para deshumanizar y también demostrar poder, un símbolo de dominación marcado por la desigualdad de género.
Aún en la actualidad, quebrar el silencio sobre la violencia sexual perpetrada en los centros clandestinos de detención continúa siendo difícil. Las mujeres cargan con sentimientos de culpa y vergüenza, producto de una sociedad que históricamente ha estigmatizado a las víctimas de violencia de género. Pero además, durante mucho tiempo, la Justicia no propició los contextos adecuados para respetar y atender los testimonios como crímenes de lesa humanidad, que deben ser investigados y juzgados como parte de un mecanismo del terrorismo de Estado que sufrieron las mujeres solo por el hecho de serlo. Fue necesario un cambio en la jurisprudencia internacional pero también en el contexto social para adoptar una perspectiva de género que le diera a estos hechos la magnitud que se merecen.
Durante mucho tiempo, la Justicia no propició los contextos adecuados para respetar y atender los testimonios como crímenes de lesa humanidad, que deben ser investigados y juzgados como parte de un mecanismo del terrorismo de Estado que sufrieron las mujeres solo por el hecho de serlo.
Según un informe recientemente publicado por la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad, desde el año 2010, fueron condenadas por delitos de abuso sexual, violación y aborto forzado 95 personas, en causas que involucraron a a 99 víctimas, apróximadamente un 20 por ciento del total de casos de violencia sexual, según el organismo. Para iniciar este proceso fue importante el trabajo conjunto de especialistas como Sonderéguer, fiscales y también de organismos como el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que contribuyó a visibilizar la cuestión. En 2011, la procuraduría publicó el documento “Consideraciones sobre el juzgamiento de los abusos sexuales cometidos en el marco del terrorismo de Estado”, que identifica oficialmente la necesidad de considerar los abusos como crímenes de lesa humanidad y ordena a los fiscales del país implementar las directivas para tal fin.
El reconocimiento de la violencia sexual durante la dictadura cívico-militar como parte del plan sistemático implementado para disciplinar e instalar el terror es visibilizar el impacto diferencial sobre las mujeres a partir del rol de género establecido en la sociedad. En este sentido, comprender el peso de los mandatos machistas que recrudecieron en el marco del terrorismo de Estado como forma de tortura, pero también como de control social resulta fundamental, para hacer justicia, quebrar el silencio y lograr la condena efectiva de los responsables.


lunes, 19 de marzo de 2018

"Los gremios estatales juntamos fuerzas para enfrentar el ajuste"

El Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA), la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP) y la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) realizaron declaración conjunta. “Los gremios estatales juntamos fuerzas para enfrentar el ajuste”, manifestaron.


En esta reunión se planteó la necesidad de abordar la problemática salarial y laboral de lxs trabajadorxs del Estado provincial de manera conjunta, ante los avances en la implementación de reformas estructurales en los ámbitos nacional, provincial y municipal, que perjudican al conjunto de trabajadorxs argentinxs y a las mayorías populares.
Las organizaciones coincidieron en los siguientes puntos:
1.– "Defender el salario, exigiendo en las diferentes paritarias una recomposición salarial que nos permita recuperar el poder adquisitivo que viene siendo seriamente lesionado por el ajuste económico. Rechazamos el techo salarial del 15% en cuotas y reclamamos la inmediata apertura de las paritarias de la ley 10.430, de los profesionales de la salud y de lxs trabajadorxs judiciales.
2.- "Defender las fuentes de trabajo, reclamando al gobierno provincial la continuidad laboral de todxs lxs trabajadorxs estatales contratados, y exigiendo el pase a planta permanente de todxs aquellxs que no tienen estabilidad.
3.- "La defensa irrestricta del IPS y del IOMA, rechazando la armonización de nuestro sistema previsional con el régimen de ANSES, y exigiendo la inmediata normalización de las prestaciones de nuestra obra social. Ratificamos la oposición a la Cobertura Universal de Salud (CUS), que rompe con el derecho a la Salud.
4.- "Bregamos por un Estado participativo, democrático y popular, al servicio de las mayorías populares, donde lxs trabajadorxs estatales tengamos dignificada y jerarquizada nuestra tarea.
5.- "Rechazamos la adhesión de la Provincia de Buenos Aires a la Ley de Riesgos del Trabajo, por inconstitucional y por significar un negociado entre las empresas y los grupos financieros en detrimento de la salud laboral.
6.- "Afirmamos la defensa irrestricta del Astillero Naval Rio Santiago 100% estatal, por la inversión en tecnología y en salud laboral, y por la liberación de las cartas de crédito del Banco Provincia que hagan posible poder cumplir con los compromisos de construcción de embarcaciones.
7.- "Ratificamos nuestra oposición terminante al proyecto de Ley de Reforma Laboral, a la ya sancionada Ley de Reforma del Sistema previsional nacional, y a la tercera reforma del Estado.
8.- "Rechazamos el ajuste en Educación: No al cierre de cursos y escuelas. Reincorporación de lxs despedidxs. Ni un sólo puesto de trabajo menos. Basta de riesgos edilicios y de la caótica implementación del nuevo sistema de licencias. Condiciones laborales dignas para docentes y auxiliares. No al traspaso de los Centros de Formación Profesional a la órbita del Ministerio de Trabajo.
9.- "Demandamos que se garantice el derecho a la educación de todxs con mayor presupuesto, políticas socioeducativas, SAE (comedores escolares) y materiales educativos.
"Asimismo, asumimos el compromiso de ampliar la convocatoria a otras organizaciones sindicales que no formaron parte de esta instancia, con el objetivo de construir el máximo de unidad que permita llevar adelante estas definiciones".
Este lunes, a las 9, los sindicatos brindarán una conferencia de prensa conjunta en la que desarrollarán los ejes acordados en la declaración y expondrán las situaciones críticas que atraviesan los diferentes sectores del Estado provincial. El encuentro se llevará a cabo en la sede de la Asociación Judicial Bonaerense, ubicada en calle 50 N° 712 de la ciudad de La Plata.

Las mujeres en la lucha por la vida

El 8M fuimos parte de una extraordinaria movilización que muestra claramente el ascenso de la conciencia social, liderada por las mujeres y que va involucrando crecientemente a distintos sectores de la comunidad.


Reivindicaciones, demandas, y exigencias entrelazadas por la histórica privación de derechos, autoritarismo, sometimiento, maltrato, injusticias. Dolores viejos y nuevos que nos empujan a resistir, visibilizar y organizarnos para ponerles fin.
Un rato antes de la Marcha, estuvimos con la CTA-A y compañeras de los sectores populares, exigiendo frente al Ministerio de Trabajo igualdad salarial y de derechos laborales, licencias parentales, empleo legal, fin de los despidos y una larga lista de reivindicaciones que hacen a la construcción de igualdad en el trabajo.
Allí me permití plantear algunos temas que entrelazan el feminismo con los múltiples problemas ambientales que destrozan el planeta y tienen como siempre a los pobres, las mujeres, los viejos y los pibes como víctimas primeras.
Les hablé del Ecofeminismo, una mirada poco difundida que nos permite una perspectiva más amplia para analizar la problemática típicamente femenina y las catástrofes ambientales que redoblan los padecimientos y tienen, aunque no lo parezca, un origen común.
Trataré de explicarlo brevemente:
Hace más de 20 años, la doctora en física y filósofa india, Vandana Shiva y María Mies, alemana, profesora de sociología, publicaron el libro Ecofeminismo. Allí explican y fundamentan la construcción de una corriente de pensamiento que articula el ecologismo y el feminismo. Siembra aquí los pilares de un movimiento social universal en defensa de la mujer y de la naturaleza, ambas sometidas por las mismas lógicas
Efectivamente, las autoras demuestran cómo la subordinación y colonización de las mujeres es simétrica a las formas de colonización, explotación y “domesticación” de la naturaleza, por parte de los hombres.
Son dos caras de la misma moneda. Mujer y naturaleza han sido sometidas por la misma lógica implícita en el ejercicio del poder patriarcal. Dominación, violencia para controlar, para acaparar todo su potencial, decidiendo unilateralmente qué, cuándo, cómo y cuánto se las puede explotar y aprovechar. No hay otro límite que la voluntad del hombre sin reconocer reglas ni aceptar que pueda equivocarse.
El libro desnuda los mecanismos económicos, políticos, culturales y simbólicos que sostienen y favorecen estos modelos de producción y explotación que, en pos de las ganancias, destruyen las bases materiales que sostienen la vida en el planeta y su posibilidad de reproducción. Solo importa crecer y acumular.
Contaminación dantesca de los ambientes y ecosistemas. Destrucción y pérdidas materiales irreversibles del suelo, aire, agua, alimentos, las especies… y a la vez destrucción de culturas, pueblos e identidades, colonización cultural al punto de impedir o entorpecer severamente la humana capacidad de reconocer, comprender, evitar ,contrarrestar o salir de los parámetro impuestos por la visión machista y capitalista hegemónica que define el saqueo como progreso y machaca una y otra vez sobre la idea central del crecimiento a cualquier precio pretendiendo hacernos creer, hace más de 200 años, que el crecimiento derramará y traerá bienestar al conjunto. Es parte del discurso que sostiene su slogan aún contra toda evidencia.
Por su parte la sociedad parece anestesiada, como si hubiera perdido la capacidad de ejercer el juicio crítico y desarrollar alternativas innovadoras.
En definitiva, juntos feminismo y ecologismo advierten los daños generados por el paradigma hegemónico naturalizado y se plantean la construcción de nuevos paradigmas que permitan la sustentabilidad y continuidad de la vida, la justicia, la igualdad y la pluralidad a partir de los vínculos y las relaciones tejidos en miradas femeninas
La clave es poder analizar la realidad saliendo del reduccionismo, de los dogmas y los compartimentos estancos en que quedan atrapadas las buenas intenciones y hasta los conocimientos y las tecnologías…
El planeta es un todo integrado, interrelacionado, sistémico. Nada de lo que le hacemos está desconectado: desviamos un río, quitamos un humedal, talamos un bosque, derretimos un glaciar pero nada termina allí. Los conflictos ambientales interactúan y debilitan las naturales defensas de la Tierra, generan desastres naturales y en simultáneo redoblan la pobreza, la exclusión, la enfermedad y también la violencia. En las crisis, hemos visto crecer la violencia contra las mujeres hasta un 800%). Un escenario en el cual, junto a ellas, los niños, los desvalidos, los viejos y los pobres, son las víctimas primeras.
Por eso las mujeres vamos buscando también nuevas formas de resistencia. Es obvio que no todos nos callamos, nos resignamos o permanecemos indiferentes.
Las crisis civilizatoria que nos empuja al colapso, activa también nuevos tipos de resistencia a nivel local y mundial: El Foro Social Mundial, la Vía Campesina, la Marcha Mundial de Mujeres, el Movimiento Occupy, los movimientos indígenas Chiapas, Pachacuti, Mapuche…, el movimiento socioambiental Latino Americano, las Asambleas locales, “Jachal No Se Toca”, las luchas contra los agrotóxicos, contra la Minería, contra Monsanto, en defensa de los glaciares…y en todas, inmenso protagonismo de las mujeres cuidando y defendiendo la vida.
Es una lucha épica en defensa de la naturaleza porque su deterioro y destrucción también nos arrastra. Somos nosotros o son las multinacionales, los estados militarizados y los modelos predatorios aceptados como inevitables por esas visiones obsoletas. Ellos o los pueblos.

Esta es también parte de la lucha del “Vivas nos queremos”

Las ecofeministas saben que la vida se pierde no solo por la violencia machista intrafamiliar, sino también por la violencia socioeconómica de un modelo depredador en su relación con la tierra, el trabajo y los bienes comunes
Por eso el 8M hablé especialmente de la dominación cultural que está en la base de toda dominación.
Esto es parte del debate que nos debemos en relación a las responsabilidades del sistema educativo para ayudarnos a ver la realidad, desarrollar el juicio critico, la creatividad y la capacidad de tener visiones plurales y alternativas frente a la incertidumbre. Poder mirar el entorno con otros ojos, con otros paradigmas, fundamentalmente con “otros”. Desarrollar la capacidad de no someterse a los parámetros de la ciencia hegemónica ni a la trivialidad impuesta desde los medios.
Y también me referí específicamente a la problemática del agua que tiene en jaque a nuestros pueblos cordilleranos, en especial a los afectados por la minería a cielo abierto y por el fracking. Actividades que este gobierno estimula, apoya y favorece (hay más de 200 nuevos emprendimientos mineros en trámite). Actividades que generan afectados directos, inmediatos, pero que con la contaminación y dilapidación del agua irán carcomiendo las actividades agrícolas, pastoriles, ganaderas de las que han aprendido a vivir cientos de pueblos en zonas áridas, gracias al manejo cuidadoso del agua.
La humanidad se encuentra en una difícil situación. Los últimos informes del panel de expertos sobre cambio climático consideran que varios ecosistemas ya están colapsados y otros están muy próximos. Es inmoral y atentatorio el seguirlo ocultando porque la ignorancia, la imprevisión, y la continuidad del modelo solo pueden conducirnos a empeorar la situación y a la irremediable pérdida de millones de vidas
Por eso es urgente adoptar nuevos paradigmas que pongan freno a esta declarada guerra contra la vida.
Las ecofeministas no aceptamos que el derecho a la vida en ambientes sanos y la protección de los ecosistemas queden fuera de los modelos económicos y los proyectos “productivos”. Procuramos desmontar la falacia que pretende separar humanidad y naturaleza. La ignorancia sobre la dependencia infinita de la vida en relación a la capacidad regenerativa de la tierra y la necesidad de su cuidado, solo puede generas más pérdidas y más dolor.
Los humanos hemos contribuido a alimentar el mito del crecimiento económico ilimitado y la fantasía de que el hombre. como rey de la creación, puede fijar a su antojo las leyes que rigen la vida
La encíclica “Laudato Sí”, llama a la Tierra “Nuestra Casa Común”. Señala claramente la problemática que denunciara Vandana Shiva hace tantos años y dice que la contaminación y la cultura del desperdicio, han deteriorado la calidad de vida y contaminado a la sociedad que tiene respuestas débiles a pesar de las múltiples opciones posibles. La producción tiene que ser una categoría ligada al mantenimiento de la vida, a la equidad, al cuidado.
Bueno, las mujeres hemos aprendido que las respuestas débiles que no favorecen la vida en la Tierra, tampoco nos favorecen. Por eso no las damos, ni las queremos. Como tampoco queremos ser usadas como objeto de consumo por los medios ni que nos digan que y cómo tenemos que reclamar. Eso lo decidimos nosotras. Fíjense que al día siguiente de la contundente marcha 8M varios salieron a plantear que los reclamos feministas nada deberían tener que ver con la política ni con la economía ni con las empresas multinacionales: sólo reclamar aborto legal, nada que les mueva el piso ja ja…
Ese día repartí un folleto que explica brevemente nuestra conflictividad con el agua glaciar.
Lo copio:
LA PELEA POR EL AGUA DE LOS GLACIARES ES POR LA VIDA
Las trabajadoras defendemos la vida digna, el buen vivir, los derechos de las mujeres, los pibes, los jubilados, los trabajadores, los pueblos y decimos:
NO AL SAQUEO
NO A LA CONTAMINACIÓN
NO A LA DESTRUCCIÓN DE LOS GLACIARES
El agua dulce es un bien escaso y crecientemente contaminado
La superficie de la Tierra es, en un 70%, agua. El 97% salada y menos de un 3% dulce. Sin ella no habría vida ni funcionarían los ecosistemas. Es un bien escaso, pero, además, está cada vez más contaminado: ríos, lagos, lagunas, napas y acuíferos vienen soportando residuos y desechos de la actividad humana. Compuestos químicos orgánicos e inorgánicos usados por el agro, la industria y la minería, contaminan el agua. Nos contaminan, nos enferman.
Las Naciones Unidas informan que mil millones de personas tienen agua insegura (no potable) y mil quinientos millones padecen distintos grados de escasez. Ambas situaciones son fuente de enfermedad y muerte.

Los pobres, las mujeres y el agua

El 50% de los que padecen estos flagelos viven en países pobres. Niños, mujeres y ancianos son los más perjudicados. Allí, las mujeres acarrean el agua, caminan kilómetros y kilómetros cargándola en vasijas. La administran, la cuidan, la defienden porque es vida. Su vida, la de los suyos.

El agua de los glaciares

La mayor parte del agua dulce de buena calidad, el 69%, está preservada en glaciares, campos de hielo y periglaciares. Pero hoy también esas aguas están en peligro: se derriten por el cambio climático y se contaminan por las actividades extractivas (minería, fracking…) quedan impregnadas con: azufre, cianuro, uranio, arsénico, cesio, radón, estroncio, todos muy peligroso..
Por eso el agua de los glaciares, es un recurso que está en disputa: por un lado las empresas multinacionales poderosas, influyentes, apañadas por la corrupción política y por otro los pueblos que viven, crecen, cultivan y crían sus ganados, aún en tierras áridas, mediante un estricto cuidado, control y distribución del agua que derriten los glaciares.

La protección de los glaciares: Avances y retrocesos

En 2008, logramos una ley para proteger los glaciares y zonas periglaciares. La sanción fue unánime. Diputados y Senadores tuvieron información científica altamente calificada sobre el grave peligro a que se expone nuestro país por la contaminación y pérdida del agua glaciar. La ley prohibe su destrucción y/o contaminación. Ordena la realización de un inventario y el control de los emprendimientos ubicados en zonas englazadas y su entorno.
No llegó a aplicarse, a los pocos días fue Vetada en su totalidad, por Cristina Kirchner que sucumbió a las presiones de las empresas mineras.
Nuestros pueblos no se resignaron, nuestras compañeras encabezaron las Asambleas Ciudadanas y el reclamo ante las autoridades. La pelea por la protección glaciar, nunca cesó. Así, dos años, después logramos nuevamente la sanción de la ley. Es la 26.639.
Esta vez, el gobierno no la vetó, pero hizo lo imposible para que no se cumpliera: no envió los fondos para el inventario, no delimitó las áreas prioritarias, no publicó la información producida.
Tanto que, en estos días, el Juez Sebastián Casanello acaba de procesar a los tres últimos Secretarios y/o Ministros de Medio Ambiente por esta clara violación a la ley que favorece el avance de la contaminación.
El gobierno de Macri siguió en la misma, pero ahora peor: quiere modificar la ley. Eliminar las zonas periglaciares, no tomar en cuenta los glaciares menores, exigir que se demuestre la importancia hídrica de cada glaciar para prohibir o no un emprendimiento -¿Acaso hay reservas de agua sin importancia hídrica?
Por eso las mujeres de “Jáchal No Se Toca”, después de 3 derrames de cianuro, con 5 ríos contaminados y la salud en riesgo, siguen peleando por la vida de sus pueblos y por la suya propia. Saben que están en peligro grave no solo por la violencia intrafamiliar. La voracidad de ganancias, la irresponsabilidad, el desinterés por la vida de los pobres, las mata también de mil formas. No se resignan, no se dejan engañar por las falsas promesas de progreso. Defienden su agua, su derecho al agua, a vivir en ambientes sanos.
Nos defienden, nos enseñan, nos marcan un camino hacia otras formas de producción y consumo distintas a las generadas desde la mirada autoritaria, machista y patriarcal. Quieren encontrar otros paradigmas de desarrollo para poder vivir bien.
Difundí, apoyá, informate, ayudanos a defender el agua de los glaciares. La vida de nuestras compañeras, la de nuestros pueblos está en riesgo por esa ambición de saqueo y riqueza a cualquier costo!!!
NO A LA APROPIACIÓN DEL AGUA PURA DE LOS PUEBLOS.
NO A LA MODIFICACIÓN DE LA LEY DE GLACIARES.
NO A LA CONTAMINACIÓN Y AL SAQUEO.

Por el mes de la mujer, realizarán homenaje a periodistas productoras

La Secretaría de Género del Cispren, realizará el 20 de marzo un reconocimiento a comunicadoras de medios audiovisuales. Recordarán también a Elizabeth Reyes, fallecida cuatro meses atrás.


El Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (Cispren-CTA) y la Secretaría de Género realizarán un acto de reconocimiento a las mujeres que realizan la producción de programas de radio y televisión.
En esta oportunidad, recordarán a Elizabeth Reyes Godoy, productora del panorama de noticias, emitido por AM750 Radio Nacional Córdoba, fallecida el 19 de noviembre de 2017.
“Detrás de cada periodista y de cada programa hay un gran equipo de trabajo”, expresó ante la prensa, Aldo Omar Blanco, esposo y conductor del noticiero ¿Me Seguís?.
La noticia de la muerte de Reyes Godoy conmovió a la familia y a sus compañeros de trabajo que el día anterior habían compartido la jornada laboral.
El acto que reunirá este martes a las 20 a colegas, amigos y familiares de las productoras se llevará a cabo en la sede del sindicato de prensa sito en Obispo Trejo 365.